Polémica por traslado de mural en honor a Monseñor Leonidas Proaño


eltelegrafo.com.- La semana pasada fue retirado de la Catedral de Riobamba el ‘Mural de los pueblos indígenas’ que representa la obra de monseñor Leonidas Proaño a favor de las comunidades con las que trabajó durante su sacerdocio.

El retiro causó controversia en redes sociales y fue la causante de un comunicado del activista argentino por los derechos humanos y autor de la obra Adolfo Pérez Esquivel, quien solicitó una explicación por escrito. La obra, según Pérez Esquivel, “representa al Cristo de Poncho, a las comunidades indígenas, profetas y mártires de nuestro tiempo, como monseñor Romero, el cardenal Arns, Don Helder Cámara, Pedro Casaldáglia, entre otros y la casa de la Santa Cruz en Riobamba. El Cristo está en la Cruz, pero no está crucificado, es el Cristo de la Esperanza en los pueblos”.

Mide 5 metros de largo por 8 metros de ancho. Fue donado en el obispado de Proaño, en Riobamba (1954-1985), en reconocimiento a su trabajo, en el cual buscó respeto hacia la población indígena, a la que catequizó, enseñó a leer y escribir.

Según una carta de monseñor Julio Parrilla, obispo de Riobamba, existen dos motivos para su retiro: la readecuación a la que está sometida la Catedral, “lo que implica -según Parrilla- la cabida de algunos espacios litúrgicos nuevos y que son necesarios para la atención pastoral del pueblo de Dios”. A pesar de que otros cuadros no han sido retirados del lugar.

La segunda razón sería la recuperación del centro de formación pastoral de Santa Cruz, donde sería colgado el mural. “Nos acogerá en la entrada principal de este complejo y recibirá el tratamiento debido de restauración y preservación”, señala Parrilla. El centro de formación se ubica a la salida de Riobamba, vía a Yaruquíes.

Allí, según los moradores vivió monseñor Leonidas Proaño. “Aquí realizaban varias sesiones y misas es como un lugar de convenciones de la Iglesia Católica, nosotros vivíamos lejos del lugar pero solíamos venir por monseñor, ahora vemos que la están arreglando”, indica Santiago Lima, habitante de la zona. (I)