CNE estableció número de juntas receptoras del voto en Imbabura


El pasado 4 de octubre de 2016, el Pleno del Consejo Nacional Electoral (CNE), aprobó el Registro Electoral entregado por el Registro Civil, tal cual lo establece el art. 78 del Código de la Democracia.

A nivel nacional el número de votantes alcanza los 12'816.698. En Imbabura el número de electores es de 360.041 personas, quienes podrán ejercer su derecho al sufragio en 1.175 Juntas Receptoras del Voto (JRV), repartidas en un total de 105 recintos electorales.

Para la recepción del sufragio y el escrutinio, en Imbabura habrá 8.225 Miembros de Juntas de Receptoras del Voto (MJRV), mismos que serán seleccionados el próximo 9 de noviembre de 2016, según consta en el Calendario Electoral aprobado por el Pleno del CNE.

Las Juntas Receptoras del Voto (JRV) de acuerdo al art. 43 del Código del Democracia, son: “…organismos de gestión electoral con carácter temporal que se encargarán de recibir los sufragios y efectuar los escrutinios, de conformidad con la ley…” Los ciudadanos que no asistan a las JRV serán multados con el 15% de una remuneración básica unificada es decir 54.90 dólares.

Estas y otras responsabilidades de los Miembros de las Juntas Receptoras del Voto, se analizarán a partir del 14 de noviembre cuando inicie el proceso de capacitación. Para los comicios del 19 de febrero de 2017, la provincia de Imbabura contará con 37 zonas electorales, una más que en 2014 ya que en este período se incluyó a Piñán y Guananí, sectores donde podrán votar alrededor de 250 personas sin tener que movilizarse grandes distancias.

Otro aspecto que ya está definido, es la habilitación de 55 Recintos de Transmisión y Publicación de Actas (RTPA), espacios donde se enviará la información al Centro De Procesamiento y Presentación de Resultados (CPPR), mismo que funcionará en la Delegación Provincial Electoral de Imbabura.

De esta manera el CNE cumple cada etapa del calendario de elecciones 2017, uno de los procesos más importantes de los últimos años, garantizando la transparencia y voluntad absoluta de los ecuatorianos.