Nuevas reglas rigen desde este jueves para las tarjetas de crédito



eluniverso.com.- Desde ayer, miércoles 1 de febrero del 2017, la emisión de las tarjetas de crédito se harán previo a una solicitud de requerimiento enviada por el cliente que desea obtenerla. Esta y otras reglamentaciones rigen a partir de este 1 de febrero con la entrada en vigencia de la Resolución 310-2016-F, sobre el manejo de tarjetas de crédito, débito y pagos (bonos).

La resolución establece nuevos mecanismos para el cobro de intereses por financiamiento y mora dependiendo de ciertos casos. La norma regula las tarjetas emitidas y/u operadas por las entidades financieras bajo control de la Superintendencia de Bancos.

Con la resolución emitida el pasado 8 de diciembre de 2016 por la Junta de la Política de Regulación Monetaria y Financiera, que rige desde este miércoles, si el tarjetahabiente ha realizado un pago mínimo o mayor al mínimo, dentro de la fecha máxima de cobro, se aplicarán intereses sobre el saldo de capital pendientes de cancelación corrientes desde la fecha máxima de pago o del saldo rotativo desde la fecha de inicio del corte.

Además, se indica que si el cliente ha hecho el pago mínimo o ha realizado el pago de un monto superior al mínimo, pero sin llegar a cubrir la cuota total, luego del plazo máximo, el interés de mora será sobre el valor del capital pendiente de pago corriente o del saldo rotativo (deuda de meses pasados) a partir de la fecha de inicio del corte.

Si el tarjetahabiente quiere dar por terminado el contrato, lo hará en cualquier momento, sin mayores complicaciones; pero si el cliente tiene valores pendientes, ese saldo que adeude se lo mantendrá como una operación de crédito en la institución.

Los planes de recompensa que se incluyan en los contratos no podrán ser alterados sin autorización del cliente y, además, no tendrán costo. El titular de la tarjeta podrá trasladar su plan a otro tarjetahabiente que tenga beneficios similares.

Si se da el caso de pérdida de la tarjeta o robo de la misma serán las entidades financieras las que asuman los pagos del documento, y cuando haya el caso de fraudes informáticos, por debilidades o defectos de sistema, serán también las instituciones las que respondan por las responsabilidades que aquello genere.

La cobertura aplicará cuando el cliente notifique por escrito hasta dentro de 48 horas después del acontecimiento. Además podrá contratar un seguro de desgravamen que asumirá los saldos adeudados en caso de fallecimiento o discapacidad.