Denuncian nueva presunta agresión a policia municipal en Otavalo


El Policía Municipal Daniel Hernández fue presuntamente agredido por un grupo de comerciantes informales, dedicados a la venta de achiote, mientras se dirigía a su domicilio.

El percance se produjo el viernes 24 de marzo del 2017, aproximadamente a las 17h45, a la altura de las calles Sucre y Colón, de la ciudad de Otavalo.

Guido Hernández, Coordinador de Seguridad y Jefe de la Policía Municipal, informó que el mencionado ciudadano se desplazaba por el sector vestido de civil, luego de haber cumplido su jornada laboral, cuando fue interceptado por un grupo de aproximadamente 10 vendedores, quienes, luego de insultarlo, procedieron a agredirle físicamente.

“En esta semana, a los vendedores de achiote, no se les ha dejado ocupar la Avenida Abdón Calderón, entre la Sucre, Bolívar, Modesto Jaramillo y 31 de Octubre. Son unos 10 o 12 comerciantes que con sus carretillas ocupan la vía pública, sin autorización municipal. Se les ha pedido de favor que circulen y que no se ubiquen en esos espacios, porque no tienen permisos; sin embargo, ellos se empeñan en querer ocupar la vía pública y hacer lo que ellos quieren. Es decir, para ellos no existe Ordenanza Municipal”, comentó Hernández.

Según el Jefe de la Policía Municipal, esa debió ser la causa para que los mencionados vendedores agredan al policía, luego de reconocerlo, pues no vestía uniforme y se encontraba fuera del horario de servicio. El agredido, al verse atacado, ingresó a una panadería, desde donde llamó a la central para pedir auxilio. Al cabo de varios minutos llegaron al sitio dos vehículos de la Policía Municipal y personal, para rescatar a su compañero, pero las agresiones por parte de los vendedores continuaron.

Lo paradójico del caso, según Guido Hernández, es que los vendedores agresores, en forma suspicaz, llamaron a la Policía Nacional, aduciendo que han sido maltratados por la Policía Municipal. Este tergiversado argumento generó un mal entendido, a tal punto que llegaron varios vehículos y personal de la Policía Nacional a intentar detener a los municipales, hecho del que se aprovecharon los comerciantes agresores para continuar con los insultos.

“Esta situación se está tornando preocupante. La semana anterior, la Policía Nacional detuvo a tres policías municipales, por cumplir con su labor. No puede ser que ellos quieran detenernos por hacer cumplir las ordenanzas. Dicen que nosotros estamos ocasionando escándalo público, lo cual es absurdo, porque nosotros no salimos uniformados a hacer escándalo, sino a cumplir con nuestro trabajo; cuando los policías han sido agredidos físicamente, han actuado en defensa propia”, dijo Hernández.

También recordó que las agresiones físicas a policías municipales, por parte de vendedores informales, se han tornado recurrentes. Al respecto mencionó el caso del uniformado que hace un par de meses casi pierde la vista, cuando un vendedor le lanzó una olla de caldo hirviendo al rostro; igualmente, otro policía resultó con una herida en la cabeza, cuando un vendedor de jugos de coco le agredió con un objeto cortopunzante.

Como mecanismo para superar estos mal entendidos y coordinar acciones de cooperación, para el miércoles de la próxima semana está prevista una reunión entre las autoridades del Municipio de Otavalo y la Policía Nacional, según anunció Guido Hernández.