Ciudadanía demandó más seguridad para Pimampiro

Con inquietudes, preocupación y expectativas, el miércoles 25 de abril llegaron hasta el Auditorio Municipal, autoridades, entes de seguridad y ciudadanía en general, tras la convocatoria efectuada por la Alcaldía de Pimampiro; la cual tuvo como objetivo exponer la problemática social en torno a los sucesos delincuenciales, así como los altercados provocados por las personas que consumen alcohol en los espacios públicos; contravención de primera clase que es sancionada por el Código Penal vigente.


El diálogo inició con el respectivo llamado a las entidades competentes del orden y la seguridad, el Ec. Oscar Narváez Alcalde del cantón, insistió que no es la primera vez que se realizan este tipo de asambleas con el fin analizar la problemática. En su intervención señaló que los responsables del orden y la seguridad no han cumplido a cabalidad con los acuerdos determinados en las anteriores asambleas “a razón de ser testigos en las últimas semanas del incremento de la inseguridad en el cantón, promovemos esta reunión, aspirando determinar estrategias que nos ayuden a disminuir el agravante que al momento vivimos los pimampireños”, sostuvo la primera autoridad.


Añadió que la principal necesidad para mitigar esta problemática es la falta de personal policial, también dijo que a pesar de haber cumplido la Municipalidad en coordinación con el ECU 911 con todos los acuerdos previstos la vez pasada en torno a mejorar y regenerar espacios públicos que eran propensos para estas actividades inadecuadas a través del respectivo alumbrado y desalojo de objetos que permitan realizar el monitoreo con el sistema de videovigilancia, no se ha logrado disminuir el problema ya que hace falta personal policial.

Además, explicó que la institución municipal ha implementado dos cámaras que ya se encuentran operativas; mismas que están ubicadas en el Mercado de Transferencia y puente del río Mataquí. De igual adelantó que se tiene previsto instalar cámaras en el Mercado Municipal y en la parroquia de Mariano Acosta, “compromisos que vamos cumpliendo sin reciprocidad de las otras entidades del Estado” insistió.


En la intervención de los presentes manifestaron ser testigos del incremento del consumo de drogas en menores de edad y que a pesar de identificar lugares, a los micro traficantes e incluso robos sistemáticos en las viviendas, el trabajo no es efectivo por la falta de control. Sobre las denuncias, enfatizaron en que se hace difícil realizar ya que el cantón no cuenta con la instancia pertinente, razón por la cual vienen insistiendo en la instalación de una oficina de la fiscalía.


Darwin Congo de la comunidad Chalguayacu, llamó a los pimampireños aunar esfuerzos con la finalidad de cambiar estrategias que conlleven a solucionar el problema.

Mientras que Mesías Portilla, presidente de la Comunidad de Paragachi, sostuvo que las denuncias se hacen con frecuencia, pero sin respuestas positivas por parte de la Policía, “nuestro sector es el más perjudicado a pesar de tener alarmas comunitarias, brigadas y más… lamentablemente no hay la colaboración del ente de seguridad”, añadió


Respondiendo a las preocupaciones, el Intendente de Imbabura Miguel Ángel Ceraquí, manifestó que la mejor opción para sanear este problema es cumplir con el plan de articulación y la organización de los habitantes controlando el consumo excesivo de alcohol.


Al final del diálogo, las autoridades llegaron a varias resoluciones con la ciudadanía. Por su parte el alcalde de Pimampiro, Ec. Oscar Narváez Rosales, pidió al Consejo Cantonal de Seguridad realizar una convocatoria para establecer compromisos, entre los principales, se adelantó la conformación de un plan cantonal de seguridad al tiempo que se le comprometió al Intendente de que el Consejo Provincial de Seguridad se conforme en Pimampiro.


Por su parte, la institución policial asumió la responsabilidad de trabajar en mancomunidad con la población e iniciar los operativos de manera inmediata las 24 horas del día sobre todo en las zonas de mayor inseguridad.