Comunidades Imbabuela Alto y Bajo ya tienen alcantarillados


El Municipio de Otavalo, a través de la Empresa de Agua Potable y Alcantarillado (EMAPAO-EP), construyó los sistemas de alcantarillado sanitario en las comunidades Imbabuela Alto e Imbabuela Bajo, pertenecientes a la parroquia urbana San Luis, con una inversión de 450.000 dólares.

Los trabajos iniciaron en octubre del 2017 y culminaron en febrero del presente año. Consistieron en la instalación de 7,8 kilómetros de tubería, construcción de 67 pozos de revisión, 245 acometidas domiciliarias y 70 Unidades Básicas Sanitarias (UBS) (Cada una contiene un inodoro, ducha y el respectivo pozo séptico) para el caso de las viviendas que se encuentran alejadas y que no pueden acceder a la red principal. Las aguas residuales serán conducidas hasta el sistema de alcantarillado de la ciudad de Otavalo.


Antonio Campo Quilumba, morador de Imbabuela Alto, comentó que, antes, la comunidad únicamente disponía del alcantarillado en la vía principal, por lo que solo accedían al servicio unas pocas familias de la localidad. “Con la obra que hizo el Municipio se cambió la tubería vieja y se amplió el servicio a otros sectores de la comunidad; estamos contentos con el alcantarillado; ahora ya podemos gestionar para mejorar las vías”, dijo.

José Lita Fuérez, morador de la comunidad Imbabuela Bajo, considera que el sistema de alcantarillado mejora las condiciones sanitarias y ambientales en la zona. “Antes se mandaba las aguas servidas a los terrenos; por eso había malos olores y contaminación. Con el alcantarillado ya podemos enviar los residuos líquidos a la tubería y tener un ambiente más saludable”, dijo.