Ahorro de energía: importancia, tips y recomendaciones


El 21 de octubre se celebra el Día Mundial del Ahorro de Energía, con la finalidad de que la sociedad reflexione sobre la forma de lograr un adecuado aprovechamiento de este recurso. Tomando como premisa que el ser humano es energía, los alimentos que consume se convierten en energía, el planeta recibe la energía del sol y de ahí la vida se desarrolla en la Tierra, podemos decir que toda actividad del ser humano necesita de este recurso, por eso es importante saber cómo optimizar su uso.

La energía que tenemos más presente es la eléctrica, con ella podemos hacer que funcionen los electrodomésticos, que tengamos iluminación artificial, que produzcamos bienes y servicios en las industrias, empresas, hogares. El compromiso para un buen uso de este recurso es de todos y estará supeditado a acciones que se hagan desde casa, empresa y Gobierno. Medir mi consumo, establecer acciones para ahorrar y expresarlas en dinero es la mejor manera de cuantificar y valorar el esfuerzo de ser cautos con la energía”, indicó Patricio Díaz, Gerente de Ecología Industrial en UNACEM Ecuador.


Importancia

La energía utilizada en todas las actividades humanas se puede expresar en emisión de CO2, equivalente a la emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEI) o gases contaminantes; por esta razón, todo ser humano es responsable del cambio climático.

Ahorrar y usar eficientemente la energía, así como cuidar el medioambiente, no quiere decir que se deba hacer sacrificios o reducir el nivel de bienestar en las actividades cotidianas, por el contrario, un cambio de hábitos pueden favorecer una mayor eficiencia en el uso de la electricidad, el empleo racional de los recursos energéticos, la protección de la economía familiar y la preservación del Planeta.

Tips en casa:

En el hogar, se puede ahorrar energía con acciones simples, pero eficaces, como:

Aprovechar la luz natural:

Apagar luces cuando ya no se las requiera, sobre todo, revisar si están apagadas antes de salir de casa.

Disminuir el consumo en horas “pico”:

Lavadora: Poner las lavadoras por la noche o por la mañana

Plancha: Dejar las prendas que necesitan menos planchado para el final y aprovechar el calor residual tras desconectar el aparato.

Horno: Tratar de usarlo para hornear más de un plato pues consume mucha energía.

Lavavajillas: Accionarlo por las noches, mientras se duerme.

Tapar las sartenes y ollas al cocinar:

Aunque parezca algo sin importancia, gran parte del calor que se genera al cocinar se escapa si no se utiliza una tapa. No solo se tardará más en calentar la sartén o poner a hervir el agua, sino que además se consumirá más energía.

Aprovechar el calor residual:

Tanto el horno o cocinas de inducción no pierden el calor de forma inmediata cuando se los apaga, se debe aprovechar ese calor residual para terminar de cocinar.

Desconectar los aparatos que no se usa:

El “stand by” es uno de esos “vampiros invisibles” que consumen bastante energía. Ocurre cuando se deja conectados aparatos apagados, ejemplos: cargadores, ordenadores, calefactores, aparatos digitales, cepillo eléctrico, equipos de música, TV, etc.

Hacer un buen uso de los electrodomésticos:

Limpiar al menos una vez al año el serpentín de la nevera, limpiar los filtros del aire acondicionado cada cierto tiempo o retirar el exceso de polvo de las aspas de los ventiladores para un correcto funcionamiento.

Evitar mantener abiertos congeladores y neveras:

Abrir la nevera o el congelador durante un buen rato es una mala práctica en cuanto ahorro energético.

Mantener la temperatura adecuada en el hogar:

Este es un hábito algo más complicado. Establecer una temperatura que todos los inquilinos de la casa consideren adecuada o agradable no es nada fácil, pero, en la medida de lo posible, se debe priorizar medidas naturales como abrir o cerrar las ventanas versus el uso de aire acondicionado.

Ahorro de energía en la industria:

El sector industrial debe tomar en cuenta varios elementos para la disminución energética de su gestión, que conllevarán a un ahorro de los recursos naturales y una reducción de la contaminación emitida en el proceso de producción o uso de la energía. En algunos casos, el alto consumo de energía es considerado como un aspecto desfavorable para la empresa, sobre todo si se habla de costos de producción. Aquí algunas recomendaciones que se podrían aplicar para la reducción de energía.

● Utilizar la luz solar u otras fuentes alternativas de energía

● Contar con un programa de eficiencia energética

● Cambiar u optar por equipos de alta eficiencia y de menor consumo

● Monitorear los consumos

● Establecer objetivos de reducción

● Realizar una auditoría energética

● Reemplazar equipos defectuosos

● Automatizar procesos o sistemas con miras a la eficiencia

En este contexto, el Ministerio del Ambiente y Agua del Ecuador ha reconocido por varias ocasiones los esfuerzos realizados por Unacem Ecuador, para la optimización del consumo de energía y coprocesamiento de biomasa y aceites usados; esto les ha hecho acreedores al reconocimiento de Empresa Eco-Eficiente.

“La suscripción del Acuerdo por la Energía Sostenible, dentro del marco del programa Líderes por los ODS de Pacto Global del Ecuador compromete a UNACEM Ecuador a contribuir en la promoción de buenas prácticas para el consumo responsable de energía y el fortalecimiento de alianzas para que otras entidades y empresas desarrollen políticas y cultura orientadas a la eficiencia energética y al ahorro de energía”, añadió Patricio Díaz

El aporte ciudadano e industrial es fundamental en la disminución de la huella ecológica, aspecto que contribuirá a una convivencia más armónica, que implica el aprovechamiento consciente de los recursos naturales, sin perjudicar al ecosistema y a la vida del Planeta.

© 2015 por "AudioSistemas Productores" Creado con Wix.com

  • Provincia de Imbabura

  • Parroquia San Francisco

  • Ibarra

  • Ecuador