Cámaras del ECU 911 miden el distanciamiento físico y generan alertas en Imbabura


En junio, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Servicio Integrado de Seguridad ECU 911 implementaron en los cantones Quito, Rumiñahui y Mejía, “DISTANCIA2”, una plataforma que aprovecha la infraestructura de videovigilancia disponible en el país y la combina con inteligencia artificial (IA) para mitigar el riesgo de contagio en sitios donde se registran aglomeraciones de ciudadanos.

Desde el 21 de julio, este software se encuentra activo en 15 cámaras del sistema de videovigilancia del ECU 911 en Imbabura, a través de un trabajo desarrollado desde la Coordinación Zonal 1 del ECU 911 Ibarra, posterior a un análisis que permitió determinar los lugares con mayor concurrencia en los seis cantones de la provincia.

Con el uso de imágenes de las cámaras se mide el distanciamiento, si se detectan concentraciones, se genera una ficha y se remite a las instituciones de control. El mecanismo genera alertas que van a la Sala de Videovigilancia y a través de Megafonía IP se solicita cumplir esta norma para evitar contagios en esta ‘nueva normalidad’, es una herramienta tecnológica preventiva al servicio de las instituciones que trabajan en territorio.

El sistema funciona en pantallas: en una se ve a las personas en los espacios públicos y, con base en patrones analíticos, se determina si cumplen o no la medida y en otro monitor se muestran estadísticas. Se usan también tableros de control, mapas de calor, histogramas y coordenadas mediante las cámaras que cuantifican el nivel de inobservancia de la norma.

La información de las cámaras y de “DISTANCIA2” se entregará a las autoridades locales, para que a través de los COE cantonales, tomen las decisiones sobre las medidas preventivas, horarios de toque de queda, restricciones del flujo vehicular y medidas en relación al color amarillo presente en los cantones de Imbabura.

Al respecto, el Crnl Héctor Paredes, Coordinador Zonal 1 del ECU 911, indicó que “la tecnología es fundamental para el trabajo en territorio y que esta herramienta permite detectar —en esta nueva normalidad— incivilidades e inconductas humanas, especialmente las aglomeraciones”.

Con esta moderna plataforma, el sistema de emergencias ecuatoriano apoya de manera significativa al cumplimiento del distanciamiento físico, el uso adecuado de mascarilla y el lavado constante de manos.