En el recinto Las Golondrinas la Prefectura entrega modernas obras de vialidad para consolidar el desarrollo

edicion
Min. Leído
  • Alrededor de 250.000 dólares invirtió el organismo en el adoquinado de varias calles y en la rehabilitación del asfaltado de una de las avenidas principales. Esta intervención hace efectivo el progreso, que antes era solo una aspiración. Después de aproximadamente 50 año de creación del recinto, los habitantes pueden hablar, con propiedad, que viven en mejores condiciones.

En un día considerado histórico para los pobladores del recinto las Golondrinas, el prefecto Pablo Jurado y un grupo de consejeros provinciales, entregó obras de vialidad importantes para esta localidad imbabureña, perteneciente a la parroquia García Moreno del cantón Cotacachi.

Las obras son importantes por que es el sueño cumplido de los habitantes, quienes desde la fundación del recinto nunca supieron lo que es contar con caminos modernos para la movilización. La parte central y las comunidades lucían un evidente abandono. El tránsito de personas y vehículos era tortuoso, pues debían sortear enormes baches por todo lugar y así transcurría el tiempo, sin que autoridad alguna fije sus ojos en este asentamiento.

Hay voces que concuerdan en que la actual administración de la Prefectura de Imbabura resultó una bendición para la zona. A la cabeza, el Prefecto Pablo Jurado diseñó un plan de construcción de obras viales con total énfasis, pensando en que se trataba de una de las principales necesidades. Se trazaron los proyectos, se destinaron los recursos económicos y se puso en marcha el proceso de ejecución.

Ahora hay fiesta en Las Golondrinas. Por fin se hizo realidad una vieja aspiración. Las calles céntricas lucen adoquinadas y asfaltadas, lo cual refleja un auténtico progreso y un cambio radical en el modo de vida. Las calles mejoradas dinamizan las actividades productivas y generan mayor economía para las familias, que en su mayor parte se dedican al comercio, a la siembra y cultivo de palma africana, palmito, cacao y maracuyá.

Con una inversión de alrededor de 250.000 dólares, el organismo provincial construyó el adoquinado de los siguientes tramos: El Malecón (desde la Mariana de Jesús hasta la S/N) con una longitud de 136,58 metros; de la calle Ibarra ( desde la avenida Arias Guerrero hasta la calle S/N), cuya longitud es de 201,68 metros; de la calle Manabí (desde la Mariana de Jesús hasta el sector de descarga de aguas servidas), en una longitud de 161,25 metros; de la calle Imbabura (desde la Mariana de Jesús hasta la Antonio Valencia, con una longitud de 57,32 metros; y la rehabilitación asfáltica de la avenida Arias Guerrero (desde el  fin del  puente carrozable hasta la calle Otavalo), en una longitud de 580 metros.

“Tal como lo ofrecimos, años atrás, entregamos obras para que el recinto se convierta en un lugar digno para vivir. Así hacemos honor a la palabra empeñada, pero más que eso, nos llena de emoción ver el cambio radical que se mira por todo lado”, dijo el prefecto imbabureño, al inaugurar estos trabajos, frente a la mirada expectante de los moradores, que con las vías en condiciones óptimas están en capacidad de explotar mejor la producción y potenciar el turismo para obtener más ingresos de dinero.

Leave a comment